¿Qué es Eso de la Fuerza de Voluntad?

¿Alguien ha visto un atomo de fuerza de voluntad?

¡Cuánta angustia con lo de la fuerza de voluntad! Socialmente lo de la fuerza de voluntad, se plantea de tal forma que los resultados que se obtienen son yermos y paralizantes.

Te recriminan o te recriminas: “Es que no tienes fuerza de voluntad”. Y lo peor: Te angustias y te culpabilizas, ante lo que estás percibiendo y sin más reflexión te lo crees. "Realmente es que no tengo fuerza de voluntad".

Podemos darnos cuenta de lo incapacitante y desolador que puede llegar a ser para la persona, buscar y no encontrar por ninguna parte “esa fuerza”, y que finalmente, uno mismo asuma ese dictamen.

La Angustia de No Tener Algo que No Existe

Lo de la fuerza de voluntad como te digo es pura angustia. Al menos yo lo recuerdo así, porque a ver; ¿Cómo podría yo hacerme con mas fuerza de voluntad? ¿Hay algún medio para conseguirla? Porque si puedo hacer algo para obtenerla, hago lo que haga falta. ¿Donde está? Pero nunca hay respuesta.

Por un lado, el mero enunciado de la frase es abrumador: “no tienes fuerza voluntad”. No es que sea mejor o peor tu fuerza; es que no la tienes, no forma parte de tus propiedades o atributos personales.

Yo quería tener, pero por mucho que lo intentaba y hacía el esfuerzo, poco a poco “perdía gas”. Me quedaba como un globo vacío.

Por otro lado, tal y como se describe el concepto, parece como si fuera algo que tuviera cuerpo, como si fuera algo que se depositara en algún sitio o se acopiara. Tener o no tener. ¿Dónde la tiene usted? ¿Dónde la habrá puesto?

Claro está, que ninguno de nosotros hemos visto "la fuerza de voluntad" por ningún sitio. Usted no tiene, yo tampoco, ni se la ha visto a nadie -Aunque si disponemos de recursos realmente poderosos, reales y efectivos, que desperdiciamos por no contemplarlos adecuadamente-.

La fuerza de voluntad no es algo que exista, que tenga presencia o esencia. No es algo que viva por sí misma. Por eso las personas se desfondan organizando sus acciones, en base a algo que no es real. Es pura fantasía, una idea tan sólo. Pero además, lo cierto es que aunque existiera, no podríamos conseguir y mantener nuestras metas a base de un esfuerzo continuado por mucho tiempo.

Es obvio que quien esté haciendo fuerza, se cansará... POR MUY RESISTENTE QUE SEA.

Sin embargo, las personas sí solemos funcionar y desenvolvernos especialmente bien cuando tenemos motivos, razones y convencimiento pleno de lo que queremos hacer y por qué, lo queremos hacer.

Y ahí estaba la clave. Las personas funcionan fácilmente y por mucho tiempo, cuando hay convencimiento. Cuando tienen razones importantes y valiosas para hacer algo. Es ese el sustento de la motivación. Nunca pueden hacerlo por mucho tiempo seguido, a base de esfuerzo únicamente.

“El esfuerzo por si sólo y sin razones sólidas, no es sostenible en el tiempo”

A partir de ahí, puedo ayudarte a descubrir y reforzar tus auténticos y valiosos motivos, que afiancen una DECISIÓN FIRME Y establezcan tu PLAN



En relación a la salida de dependencias es curioso que la gente, hace una y otra vez las mismas cosas pese a obtener escasos resultados. Lo habitual es intentarlo a base de esa fuerza imaginaria: "la fuerza" de voluntad.

Pocos son los que se capacitan para conseguirlo con la satisfacción añadida de lograrlo con soltura y elegancia.

Una última cosa: Cuando dejé de fumar no me hizo falta emplear esa supuesta “fuerza de voluntad”. Lo que si me fue de inestimable utilidad para salir cómodamente, fue la preparación adecuada que previamente organicé. Recuerda: Si sabes, puedes.

Tu Consultor: Soluciones, Avaces Vitales, Profesionales, para Progresar con Precisión