Formación y Adaptación a la LOPD

Formación para la adaptación a la LOPD

Formación individualizada para adaptar empresas a la Ley de protección de datos de caracter personal y su reglamento.

Una formación que ESTÁ BONIFICADA CON GRANDES DESCUENTOS.

Adaptación a la LOPD, un cambio necesario

Hasta ahora en las empresas, en términos de gestión de datos personales, se han hecho las cosas de una manera arbitraria. Lo cual ha producido problemas, perjuicios involuntarios e incluso, abusos indebidos. Como siempre suele suceder ante vacios legales, las leyes siempre van por detrás, y la picaresca saca partido de la situación.

Ahora el cambio que nos llega, viene a corregir esta situación, estandarizando los procedimientos para tratar los datos de carácter personal de manera formal y adecuada.

Con este fin se ha promulgado una ley (LEY ORGÁNICA 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal) y un reglamento (Ver REAL DECRETO 1720/2007, de 21 de diciembre) que nos indica cómo actuar de manera adecuada a la hora de efectuar estos tratamientos.

No es suficiente con pagar la adaptación

No son pocas las ocasiones en que las empresas proceden a “adaptarse” a la normativa de Protección de Datos, motivados por el temor a las fuertes sanciones que impone la Agencia Española de Protección de Datos, o simplemente porque consideran que es un deber el cumplir con la ley.

Pagar a una consultora por dar de alta los ficheros que contengan los datos personales que manejemos y hacerse con el documento de seguridad, no significa que nuestra empresa esté adaptada en sus procesos.
La autentica adaptación va más allá y no llega hasta que se produce un autentico cambio de cultura en el modo de proceder del personal de nuestra empresa u organización.

Muchos piensan que una vez “adaptados” su responsabilidad ha terminado, sin saber que es justamente ahí donde tiene que comenzar su nuevo modo de proceder para el cual, han de estar bien preparados.

¿Qué son “Datos de Carácter Personal”?

Son datos particulares de las personas que, además de identificarlas, pueden desvelar información íntima y determinar mucho de ella. Por consiguiente, si esta información es tratada de manera inadecuada o si cae en manos malintencionadas, puede producir graves perjuicios a las personas.

Abarca cualquier tipo de dato personal, sea íntimo o no, cuyo conocimiento o empleo por terceros pueda afectar a sus derechos, sean o no fundamentales; incluidos los datos personales públicos, accesibles al conocimiento de cualquiera.

Algunos ejemplos de datos de carácter personal: El nombre, apellidos, dirección postal, e-mail, teléfono, nº matrícula del coche, huella digital, fotografía, grabación video, ADN, fichas médicas, policiales, laborales, políticas…

¿Son iguales todos los datos a tratar?

No, hay datos de diferente nivel de intimidad (Bajo, medio y alto) que requieren tratamientos de seguridad específicos en cada caso. (Los veremos más adelante)

¿Por qué la Ley de Protección de Datos?

Lo primero es que es un derecho fundamental de la persona y, por tanto, no puede ser pasado por alto o desatendido en ningún caso. Es por esto que la Legislación Española garantiza al titular de los datos (persona física) un poder de control y disposición sobre sus datos personales.

Como estos datos personales nos identifican, nuestra intimidad e incluso nuestra seguridad, puede quedar comprometida si son tratados adecuadamente. Es por esto que, para proteger a las personas se hace cada vez más necesario un trato preciso, formal y respetuoso de estos datos identificativos; algo que queda regulado mediante la LEY ORGÁNICA 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y su reglamento de aplicación (Ver REAL DECRETO 1720/2007, de 21 de diciembre). Es decir: La Ley propiamente dicha + El Reglamento para su cumplimiento.

¿Qué facultades tienen las personas?

La Legislación Española atribuye al titular de los datos un haz de facultades que se concretan en: Facultad de consentir la recogida, la obtención y el acceso a los datos personales, su posterior almacenamiento y tratamiento, así como su uso o usos posibles, por un tercero.

Facultad de saber en todo momento quién dispone de esos datos personales y a qué uso los está sometiendo.

Facultad de oposición a esa posesión y usos. Ver derechos A.R.C.O.

¿Quién ha de cumplir con esta ley?

Muchos responsables de organizaciones y profesionales que manejan datos de carácter personal, sean del tipo que sean, AÚN NO HAN TOMADO CONCIENCIA DE LA RESPONSABILIDAD QUE RECAE SOBRE ELLOS por tratar este tipo de información. No se dan cuenta de los riesgos que esto conlleva, tanto en relación a posibles perjuicios que pueden provocar a los afectados como, en relación a las cuantiosas sanciones a las que exponen su negocio u organización al manejar arbitrariamente este tipo de datos.

Cualquier empresa, autónomo, organización, comunidad, organismo o entidad que maneje datos de personas físicas en calidad de: Empleados, Candidatos, Clientes, Proveedores en ocasiones, Socios, Vecinos, Ciudadanos... Está obligado a cumplir esta ley.

¿Cómo son las sanciones y en base a qué?

Hay tres niveles de de infracción: Leves, Graves y Muy Graves con multas que van desde los 601 euros a 601.012€ según se detalla en la misma legislación.

Tu Consultor: Soluciones, Avaces Vitales, Profesionales, para Progresar con Precisión